Para muchas parejas es muy importante mantener cierta variedad en sus relaciones sexuales de manera que estas no tengan la posibilidad de convertirse en monótonas o aburridas, y garantizando siempre la máxima implicación en cada momento, algo que forma parte de una correcta salud sexual.

Aunque lo cierto es que muchas de las parejas que no lo han probado tienen ciertos problemas a la hora de encarar el asunto, sin tener claro cómo conseguir que el otro tenga las mismas ganas de iniciar sexo anal y una relación en la que esta práctica se convierta algo habitual.

Por supuesto que para lograr esta implicación existen muchas maneras de abordar el tema, muchos juegos y diferentes posturas que hacen que sea más fácil y placentero en una primera vez, es decir, que no sea demasiado agresivo. Muchas personas acuden a escorts profesionales para sexo anal para descubrir estos secretos, algo que te aconsejamos ya que son unas auténticas expertas, pero por si acaso vamos a darte algunos consejos y los mejores juegos y posturas para iniciarse en el sexo anal.

Cómo iniciar el sexo anal

En primer lugar debes saber que aunque tú tengas unas ganas locas de practicarlo es posible que a tu pareja o amante no le haga tanta gracia cómo a ti, de hecho son muchas las mujeres que aún albergan pensamientos negativos hacia el sexo anal y otro tipo de prácticas relacionadas como el beso negro, considerándolas como algo poco higiénico.

dianamsphotography-via-disneyblowjobs

Este tipo de pensamientos está totalmente alejado de la realidad ya que de hecho lo principal a la hora de practicar sexo anal será mantener una higiene adecuada y cuidada en todo momento. Esto es debido a que la zona del ano contiene una gran cantidad de bacterias que deberemos asegurarnos de eliminar antes y después de las relaciones sexuales. En definitiva, una relación de sexo anal debe mantenerse dentro de la más estricta higiene o puede ser desagradable de practicar.

Para comenzar una relación que albergue sexo anal es muy importante que ambos estéis de acuerdo (ni se te ocurra sorprender a tu pareja la primera vez que lo hagáis porque os podéis llevar un disgusto), una vez aceptada esta parte podéis comportaros como si se tratara de un juego, estimulando primero la zona ligeramente mediante caricias, con el dedo o incluso con la lengua. Puedes hacerlo tú o dejar que tu amante lo haga por sí misma para que vaya comprobando cómo se siente.

También es aconsejable para una mujer que desee practicarlo que antes prepare el terreno en privado probando con la auto estimulación y comprobando así que tipo de sensaciones puede obtener del sexo anal.

Los juegos preliminares van a ser muy importantes, así como el hecho de llegar al primer momento en el que iniciar sexo anal de manera totalmente excitada. Será muy difícil realizar una penetración si ambos no os encontráis en el estado mental adecuado.

Por último debéis recordar que el ano es una zona que no genera lubricante natural como el pene o la vagina, así que será del todo imprescindible, sobre todo para una primera vez, que contéis con la ayuda de lubricantes artificiales que contribuyan a que la experiencia sea mucho más fluida.

Posturas para iniciarse en el sexo anal

Es probable que la postura más indicada para practicar sexo anal sea la que conocemos como “la cuchara”. En esta posición la mujer se tumba de lado y con las piernas encogidas mientras el hombre se adapta a su postura y la penetra por detrás de manera que ambos estén con las piernas dobladas.

tracknumber-6, via sexy-is-a-state-of-mind

Esta postura permite que la mujer pueda inclinarse hacia adelante y de este modo el esfínter anal se mantenga lo más abierto posible, garantizando una penetración lo más fluida posible, además ambos amantes se encuentran en una posición totalmente relajada en la que ninguna otra parte del cuerpo entra en juego lo que será muy importante para una primera vez. Por no hablar de que la cuchara permite la estimulación por parte del hombre de otras zonas femeninas como el clítoris y la vagina. Sin duda la postura perfecta para un comienzo prometedor.

Otra postura muy interesante para practicar sexo anal es la de “el pincho moruno”. Aquí la posición de ella será muy parecida a la anterior pero permite ciertos movimientos extra. Ambos contendientes de la pareja deben colocarse en ángulo recto, el totalmente estirado y de lado y ella sentada sobre él y con la espalda sobre la cama, colocando las piernas encima de las suyas. Esta postura permite una mayor libertad de movimientos de ella y además deja que tenga las manos libres para estimular otras zonas como mejor prefiera.

“El caballo salvaje” es sin duda la continuación perfecta para continuar con una apasionada relación de sexo anal. Aquí es ella la que estará encima y tendrá el control absoluto de la situación mientras que el se sienta con las piernas cruzadas y apoyando las manos en el suelo; de este modo la mujer puede controlar en todo momento el ritmo de la penetración y conseguir sensaciones tan placenteras como en anteriores posiciones.

 

 

Fuente foto: dianamsphotography-via-disneyblowjobs

Fuente gif: tracknumber-6, via sexy-is-a-state-of-mind

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *