Sensual, relajante, único. El masaje tántrico es uno de los masajes exóticos más completos que puedas encontrar. Para muchos una modalidad realmente placentera que siempre deja un regusto especial, tanto a nivel sexual como espiritual. Pero esta forma de masaje no se reduce a la mera excitación sexual, sino que busca la felicidad y la relajación a través del placer individual.

Aunque la penetración no tenga por qué producirse, podemos decir que los genitales masculinos y femeninos son el pilar maestro del tantra, y es mediante el correcto masaje de estos como alcanzamos la plenitud física y mental, además del éxtasis sexual, de forma que a veces se puede llegar al orgasmo.

Algo de historia del masaje tántrico

Masajes tántricos y tailandeses

Masajes tántricos y tailandeses. Escort Rocy

Lejos de ser una práctica moderna, los orígenes del tantra se remontan al período neolítico, y está presente en la cultura de diversas civilizaciones. Incluso se cuenta que Siddharta Gautama o el mismísimo Buda llegaron a experimentarlo, nada menos. Cada vez más popular en Europa, el masaje tántrico puede ser una excelente opción para quienes deseen escapar de la rutina o descubrir nuevas formas de placer. Nada como dejarse conquistar por el tantra y disfrutar de una experiencia inolvidable.

Si bien existen numerosas técnicas y métodos, todas las escuelas del tantra buscan un solo objetivo: potenciar y canalizar la energía sexual a través del contacto y la fricción de los órganos sexuales. Tanto en oriente como en occidente, el masaje tántrico goza de gran prestigio, especialmente entre los hindúes, quienes lo practican desde hace milenios.

Ciertas consideraciones sobre el masaje tántrico

A diferencia de un masaje erótico convencional, el masaje tántrico del pene no tiene como finalidad llevar a tu pareja a la eyaculación sino estimular la energía de esta importante zona erógena para experimentar el placer y la conexión sexual desde otra perspectiva. El tantra es una rama del yoga que se ocupa del aspecto sexual, ideal para quienes se encuentran en una búsqueda espiritual, deseando ver el encuentro sexual como algo más allá de lo carnal, como una herramienta para el crecimiento individual y de pareja.

Y dentro de las muchas técnicas del sexo tántrico se encuentran los masajes, una experiencia en extremo placentera que llevará a tu pareja a un nuevo nivel de disfrute. En unComo.com te damos todas las claves que necesitas para que descubras cómo hacer un masaje tántrico al hombre.

¿Cómo te hace un buen masaje tántrico una escort de lujo?

Luisa una masajista en Sevilla, termina como mas te gusteAntes de poner en práctica el masaje tántrico es importante conocer todos los puntos sensibles de los genitales de tu chico, además del pene completo aprovecha el poder de disfrute que generan los testículos, el escroto y el perineo, todas estas zonas son en extremo importantes para llevar a cabo este tipo de masaje.

Para comenzar con este masaje tántrico crea un ambiente ideal para la relajación: elige un momento de calma en el que sepas que difícilmente algo los interrumpirá, no se trata de un encuentro para practicar rápido por lo que ambos deben contar con tiempo. Ilumina la habitación con velas aromáticas, inciensos, crea una atmósfera destinada a la calma y el placer.

Juega a estimular y excitar a tu pareja como lo haces habitualmente y valiéndote de todos los sentidos: la vista desnudándote poco a poco y con mucha seducción, el tacto dejando que acaricie todo tu cuerpo y acariciándole tu también, el gusto, el sabor de los besos, el olfato, el olor de la piel de tu amante y el tuyo y por supuesto el oído, donde toda suerte de palabras eróticas entran en juego.

Fundamental para el masaje tántrico

Para el masaje tántrico del pene es fundamental usar lubricación. Utiliza un aceite suave como el de almendras, que es un hidratante ideal que le dará suavidad a tus movimientos haciendo de la experiencia un cúmulo de sensaciones increíbles para él. Para este masaje hay que usar las dos mano, los movimientos ascendentes como indica la imagen descendentes pero de una forma suave. Una de tus manos debe masajear sus testículos, escroto y perineo, mientras que la otra lo hará con el pene desde la base hasta el glande, siempre manteniendo el ritmo y usando las manos completas, debes tomar el pene y la zona de los testículos con toda la palma de la mano, con suavidad pero con firmeza al mismo tiempo.

Es importante que la escort se entregue con disfrute a esta práctica y deje allí su energía algo que el cliente sentirá de inmediato. Para ofrecer el mejor masaje tántrico hay que ser creativos, disfrutar, permitir que la energía sexual os invada mientras haces disfrutar. Nuestra escort no se limitará, sino que aprovechará esta práctica para estimular la intimidad y crear nuevos nexos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *